Una señora que encontró un bebe abandonado y lo llevo al orfanato. Pero cuando le quitaron la ropa, descubrieron algo que les rompió el corazón.

El 18 de agosto del 2016, una anciana de 83 años de Krasnoiarsk, Rusia, escuchaba un ruido enfrente de su casita. Que sonaba como un llanto. Fue a echar un vistazo y se encontró con algo que estaba sobre la hierba.

Nada más y nada menos resultó ser un bebé recién nacido envuelto en una manta lila. La señora vivía cerca de un orfanato y llevó al bebé de inmediato a ese lugar. Los médicos examinaron al bebé y se alegraron al notar que la niña estaba perfecto estado. Tenía apenas una semana y llevaba ropa abrigada. La señora también se encontró un paquete de pañales y algunos alimentos para bebé al lado del recién nacido. Pero cuando los médicos le quitaron la ropita, descubrieron algo increíble.

Una carta ocultada entre la ropa de la bebe que decía: “discúlpenme, pero no sé qué más hacer. Esta es mi bebé, es muy tranquila y está bien saludable. Se llama Uljana. Ella nació el 12 de agosto y ya tiene todas sus vacunas. Esto es lo más terrible que he hecho en toda mi vida. Prometo que volveré por mi bebe, pero en estos momentos no tengo otra opción. Ya tuvimos que dormir una noche en las calles…”.

Había familias que deseaban adoptar a la pequeña Uljana. Nadie creyó que su madre regresaría por la niña.

Pero cuatro días después, una joven mujer llego al orfanato preguntando por su hija. Cuando le preguntaron quién era, contó esta desgarradora historia:

Se llamaba Natalia y había llegado a la ciudad en busca de trabajo. Pocos días después, conoció a un chico y empezaron una relación. Cuando Natalia quedó embarazada, su novio quería que abortara. Pero como ella se negó, él la abandono.

Un tiempo después de perder su trabajo, Natalia tuvo una discusión con sus padres porque se negaron a ayudarla a resolver su situación. Cuando Uljana nació, esta joven se encontraba completamente sola en el mundo. Desesperada, preguntó en el hospital si podía dejar a su hija ahí durante algunos días más, pero su petición fue rechazada. Durante varios días anduvo vagando de un lugar a otro sin saber adónde ir. Pero después de tener que amanecer una noche en la calle con su recién nacida, se dio cuenta de que era mejor dejarla con alguien que la pudiera cuidar. Por eso decidió dejar a Uljana cerca del orfanato.

Natalia estaba avergonzada de sí misma. Se había escondido detrás de un edificio y observo cuando alguien encontró a su bebé. Durante los siguientes cuatro días, reunió algo de dinero, se las arregló para convencer a sus padres de que aceptaran su nieta y encontró una asociación de mujeres que les podía dar, a ella y a su hija, hospedaje temporal. Pero por desgracia, todo esto había pasado demasiado tarde, Natalia ya no tenía la custodia de su hija.Las autoridades competentes ya habían determinado que Uljana era huérfana.

Con el objetivo de tener alguna oportunidad de recuperar a su hija, Natalia tuvo que hacerse una prueba de ADN y someterse a exámenes médicos y psicológicos. Además, la policía la interrogó en varias ocasiones. Jueces se tomaron cuatro largos meses darle una segunda oportunidad. A Natalia, ella regresó a su pueblo natal con Uljana. Actualmente está criando a su hija bajo la estricta supervisión del departamento local de servicios infantiles.

Obviamente, esta triste historia dio lugar a discusiones muy candentes en las redes sociales. Algunas personas expresan que la madre debería estar en la cárcel por haber abandonado a su bebé. Otras consideran que haberle dado una segunda oportunidad fue la mejor decisión, sobre todo teniendo en cuenta sus circunstancias. Pero cualquiera que sea su opinión, lo más importante de todo esto que la madre y la hija están juntas de nuevo. Ojalá que Uljana tenga la infancia que se merece.